• Noticia destacada

ANPE-Rioja denuncia el Plan de Contingencia para 2020-21 de la Consejería de Educación


28 Jul, 2020

ANPE DENUNCIA LA MÁXIMA GRAVEDAD E IRRESPONSABILIDAD SIN PRECEDENTES DEL PLAN PARA CENTROS EDUCATIVOS DEL CURSO 2020-21.

Hasta ayer lunes 27 de julio, la Consejería no remitió a los centros riojanos el Plan de Contingencia General (PCG), acompañado por el esbozo de un Plan de Formación e Información y por un técnico, exhaustivo y claro Plan de Seguridad y Salud en Educación. El PCG establece los criterios e instrucciones para que los diferentes equipos directivos elaboren, antes del viernes 31 de julio, su propio Plan de Contingencia de Centro (PCC), en tan sólo cuatro días escasos.

Mientras que otras Comunidades Autónomas, ya habían elaborado en junio borradores similares y se negociaban en Mesas Sectoriales, la Consejería de Educación de la Rioja ha apurado el tiempo al límite, desoído las repetidas peticiones de Mesa de ANPE e incumplido el Estatuto Básico del Empleado Público (Ley 7/2007) en lo referente a negociación colectiva, que debe hacerse en Mesa Sectorial, al recoger en el PCG que, si se modifican las condiciones laborales docentes, serán tratadas y negociadas en la Comisión de Seguimiento del Pacto Social por la Reconstrucción Educativa en La Rioja, publicado el pasado mayo y con vigencia sólo hasta el fin de 2020. De hecho, el PCG ya incumple las condiciones laborales, al ampliar los horarios de los docentes de Secundaria a 21 periodos lectivos semanales, en contra del vigente Acuerdo de la Mesa Sectorial de Educación de 1-10-2018, firmado por ANPE, por el que, entre otras mejoras, se establece para el curso 2020/21 la vuelta a los 18 periodos lectivos.

Dicho PCG, en lugar de facilitar la gestión de los centros docentes, es un documento plagado de repeticiones, vaguedades, contradicciones, exigencias, propuestas absurdas y disposiciones contrarias a la normativa, además de vulnerar los derechos laborales de los docentes y el de los alumnos a recibir una educación de calidad. Un documento que exige a los equipos directivos la gestión y coordinación completa y vuelca toda la responsabilidad en los docentes, a los que asfixia en burocracia y falta de medios de todo tipo, que reduce, modifica y elimina contenidos educativos para los alumnos, pero que  repite aspectos ya recogidos por la legislación, como funciones propias del profesorado y los centros, la toma de medidas sanitarias preventivas, la atención de alumnos en riesgo, el control del absentismo escolar, el respeto y la inclusión, la adaptación a los ritmos de aprendizaje, la atención psicológica de los alumnos o la priorización de los aprendizajes comprensivos, conceptos presentes en la Educación española desde la LOGSE de 1990 y que conforman la práctica docente habitual.

Este PCG incluye un Plan de Educación para la Salud basado en la creación de una Unidad Médica Educativa (UMED), para la que reconoce incluso no tener competencias, pues necesitaría el apoyo de la de Salud y la de Función Pública, y que deberá asumir importantes funciones de planificación, supervisión, control en los centros en materia de COVID; esto supone que, sin regulación en materia sanitaria, los centros están desamparados.

Los protocolos contra la pandemia nos enfrentan a un escenario en que, para atender cabalmente a los alumnos, hay que aumentar aulas y número de profesores. Ambas medidas exigen fuerte inversión y, al menos, habría que adoptar una de las dos. En lugar de eso, el PCG fantasea con la maximización de espacios inexistentes y no garantiza la contratación adicional de docentes, pero exige a los centros que desarrollen su trabajo con normalidad y les asigna nuevas tareas y más carga burocrática, ampliando ilegalmente el horario laboral de los profesores.

La Consejería de Educación olvida que no sólo tiene que redactar disposiciones para los centros educativos riojanos. Además, en el caso de los centros públicos, tiene que dotarlos de medios, ya que no tienen capacidad de contratación de ningún tipo ni otras fuentes de financiación que las suministradas por la propia Consejería. Además, los centros públicos ya están masificados: en su momento no se han construido edificios suficientes, con aulas amplias y espacios complementarios, ni se han reducido ratios de alumnos, como ANPE pide desde hace años. Al contrario, el pasado junio se suprimieron 13 unidades.

Por otra parte, el PGA exige a cada centro la redacción de un exhaustivo Plan de Acogida para el inicio del curso, cuando la misma Consejería ha dificultado que los centros públicos puedan tener todo organizado en septiembre y que se reciba a los alumnos con normalidad, al retrasar las primeras contrataciones de docentes del curso, con la oposición de ANPE, de manera que del Cuerpo de maestros (el curso pasado fueron 135 docentes) llegarán a sus centros el mismo día 7, en que comienzan las clases, y del resto de Cuerpos lo harán el 9 de septiembre (el curso pasado fueron 196 docentes).

Por todo ello, ANPE exige que la Consejería resuelva estas importantes cuestiones:

•    Contratación del profesorado realmente necesario para todas las tareas previstas y a tiempo.

•    Regulación del trabajo en línea y derecho a la desconexión digital, no superando en ningún caso las horas de trabajo semanal dispuestas por la legislación.

•    Digitalización efectiva de los centros, incluyendo a alumnos y profesores.

•    Planificación de medidas específicas para los centros de Educación Especial.

•    Adopción de medidas para los docentes en grupos de riesgo por COVID.

•    Plan de inversión en instalaciones de centros públicos.

•    Informe del uso en centros públicos de los fondos previstos por el Consejo de Ministros, que asignaba a las CCAA 2.000 millones de euros para Educación.

Para acabar, esta misma mañana, la Consejería ha publicado un Comunicado a centros nº20, que cae en nuevas contradicciones respecto al PCG, añade más cargas burocráticas a los docentes e incumple la normativa vigente, al modificar unilateralmente el periodo lectivo del calendario escolar y retrasar el inicio de las clases al 15-9-2020 y el final al 30-6-2021, aumentando así el caos organizativo en los centros y en la propia Consejería de Educación.

ANPE-Rioja exige a la Consejería de Educación que corrija inmediatamente las graves vulneraciones de la legislación en que incurre su PCG y el Comunicado a centros nº 20 y convoque urgente Mesa Sectorial de Educación, que dote a los centros públicos de los recursos humanos y materiales necesarios y que, como indica en sus propias instrucciones para el Plan de Acogida, se muestre realmente sensible a los esfuerzos que han hecho y deberán hacer los docentes sin imponerles condiciones de trabajo abusivas y contrarias a la normativa vigente

Logroño, 28 de julio de 2020

DOCUMENTOS:
Comunicado nº20.
- Plan de Contingencia General
completo (en PDF)

 
pcg-2020-21-completo